top of page

DIGITAL CAPITAL PROJECTS: LA NUEVA PERSPECTIVA DE GERENCIA INTEGRAL DE PROYECTOS


Foto: Freepik


La industria de la construcción avanza hacia el perfeccionamiento, la digitalización y la automatización de los procesos para generar mejores, más grandes y complejos proyectos que antes no eran posibles de ejecutar.


Elaborado por: Carlos Ortega, Socio de Infraestructura y Proyectos de Capital en Deloitte Spanish Latin America.


A lo largo de la historia muchas actividades han llevado a cabo actualizaciones e innovaciones que han modernizado la manera como se ejecutan. En el caso de la construcción la evolución no ha sido tan rápida, durante cinco mil años las edificaciones se realizaron de manera relativamente similar, con herramientas manuales, procesos intensivos en mano de obra y poca tecnificación en las metodologías de ejecución.


Fue a mediados del siglo XX que la industria de la construcción comenzó a cambiar con la implementación de maquinaria e innovaciones tecnológicas que aportaron eficiencia a los procesos de construcción de obras industriales y civiles. Asimismo, gracias al avance de la computación se sistematizó uno de los procesos más complejos de llevar a cabo, el diseño.


Pero es a partir de la Cuarta Revolución Industrial, la cual inició a mediados de la década pasada, cuando se logra dar el gran salto entre lo que era posible antes y lo que es factible ahora, sobre todo por el vertiginoso progreso de nuevas metodologías constructivas, la implementación de mejores materiales y, más importante aún, por el alto nivel de planeación y control de los proyectos de construcción a través de la implementación de herramientas digitales.


Este compendio de mejoras se enmarca en lo que se denomina, hoy en día, Digital Capital Projects, proyectos complejos que ameritan un enorme capital y que para potenciar su éxito requieren ser gerenciados con ayuda de herramientas digitales. Esto incluye análisis avanzado, automatización, robótica, modelado de información de construcción en 4D y 5D y sistemas de recopilación de datos o gestión de documentos en línea.


Los beneficios, tanto de costo como de productividad, que estas innovaciones ofrecen son muy significativos, por eso las empresas en diversos sectores han reducido significativamente los costos y los cronogramas de ejecución al implementar soluciones digitales.


Digital Capital Projects


Esta iniciativa representa más que simplemente el uso de tecnología para ejecutar obras de construcción. Constituye un cambio fundamental en la forma en que se diseña, construye y opera un proyecto, pues se considera a los datos como parte crucial de una gestión exitosa, y se utiliza la tecnología para almacenar, analizar y presentar esa información a los equipos de proyectos para que puedan tomar mejores y más rápidas decisiones.


Este proceso de transformación digital brinda la oportunidad de obtener seguridad, eficiencia y beneficios financieros significativos, que en algunos casos han representado una reducción del 5 al 10 % en los costos de construcción, del 10 al 20 % en los costos operativos, así como una reducción de entre 10 y 30 % de horas destinadas a diseño e ingeniería.


¿Dónde está la industria ahora?


El sector construcción siempre ha priorizado la inversión en herramientas, técnicas y cambios de procesos convencionales como formas de cumplir con los tiempos de entrega y de presupuesto, pero ha relegado la transformación tecnológica y, como resultado, las iniciativas digitales tienen un alcance limitado y no logran ofrecer mejoras significativas.


Este enfoque ha llevado a tener una gestión inconsistente de datos e información, lo que genera que algunas empresas de construcción sean incapaces de desarrollar sus capacidades digitales a largo plazo. Afortunadamente, en los últimos años, los directivos de las compañías del sector han comenzado a entender que se requiere una visión y una estrategia digital adecuada, unida de los procesos apropiados que la soporten.


¿Cuál es la importancia de la estrategia digital?


Cuando se integran soluciones digitales y se usan de manera efectiva estas tienen el potencial de agregar valor a lo largo del ciclo de vida de un proyecto. La experiencia en otras industrias demuestra que las empresas que adoptan tecnologías emergentes han obtenido una fuerte ventaja competitiva.


De acuerdo con el informe The capital project of the future, elaborado por Deloitte UK, el ahorro de gastos deriva de enfocarse en la cadena de suministro fragmentada y minimizar los costos de los intermediarios. Para ello se requieren herramientas de colaboración, control de programas, gobernanza y estándares, así como una alta capacidad tecnológica.


El ahorro de tiempo de ejecución surge de la mejora del diseño, la entrega de capital, la adecuada planeación y control, y la eficiencia operativa. Estos proceden directamente de la necesidad de proveer datos desde el primer día.


Las soluciones digitales también mejoran la evaluación de riesgos en la entrega y operación. Los requerimientos fundamentales incluyen la estrategia de ciberseguridad, análisis de big data y la capacidad de modelado de proyectos basados en riesgos y gobernanza.


En cuanto a los beneficios asociados a la salud y seguridad del personal, estos surgen de la posibilidad de minimizar la intervención humana en áreas peligrosas, así como de emplear herramientas apropiadas para prever, gestionar y mitigar incidentes a través de la concientización y la capacitación. Esto requiere capacidades en análisis de datos, así como procesos y estándares definidos.


¿Cómo iniciar el viaje hacia la madurez digital?


Cabe resaltar que la implementación de tecnología no es solo lo que suscita este cambio, también es necesario la planeación e implementación de los procesos que la soporten y la hagan viable. Cualquier tecnología sin procesos queda sin soporte o contexto. Sin importar que tan buena sea una herramienta tecnológica, si el input que recibe es inadecuado, producirá un resultado similar.


En conclusión, si bien el viaje puede ser complejo, es fundamental la temprana implementación de un enfoque basado en datos, con procesos corporativos adecuados, respaldado por una cultura de innovación ágil y una mentalidad digital que impregne al equipo del proyecto y a la organización. Esa es la clave del éxito de los proyectos de capital.


29 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page